Balcón de Toros de Viana

Rehabilitación del Balcón de Toros de Viana y de los edificios anexos

El Balcón de Toros de Viana es una de las joyas arquitectónicas del municipio. Es un edificio protegido, que fue construido inicialmente en la Plaza Mayor como casa consistorial, pero, debido a problemas en la construcción, se trasladó a la Plaza del Coso en 1683. Era el lugar donde los ediles presenciaban los espectáculos taurinos, con un largo balcón central para las autoridades y otros laterales en los extremos para los músicos, médicos y ciudadanos.

La fachada, barroca, es enteramente de sillería, con dos cuerpos principales que presentaban un importante desplome. Se culmina con un doble alero de madera. El edificio está formado por nueve arcos en su fachada principal y uno en cada fachada lateral, que constituye un pórtico por el que se accede al edificio. Dos torres cuadradas de ladrillo con huecos rematan el volumen exterior.

Rehabilitación

El Ayuntamiento promueve la rehabilitación de este edificio respetando su volumetría y enlazándola con los inmuebles anejos, en desuso y con deficiencias estructurales.

Únicamente se proyecta la reconstrucción de dos líneas arquitectónicas: la de apoyo del balcón y la de apoyo del alero de madera. La austeridad de la fachada solo queda matizada por un hueco vertical que reinterpreta los del balcón de toros.

Asimismo, se habilita una sala de usos múltiples en el actual balcón de toros, una oficina para la asistencia social en la planta baja y un espacio de archivo en el bajocubierta.